Grandes Soluciones en Tecnología y Servicio | #CalidadDeVidaConZK

Principales afectados con la ingeniería social

Las redes sociales y la tecnología en general han evolucionado a lo largo de los años y, en su mayor parte, la pandemia de COVID 19 ha sido un factor en lo que hacen los ciberdelincuentes: la manipulación social. Estos ataques pueden llevarse a cabo a través de historias de Instagram, tweets, publicaciones de Facebook, aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp y Telegram, llamadas telefónicas y SMS, correos electrónicos y más.

Los cibercrímenes se han multiplicado por cada canal de acceso en esta era digital. Lo que implica que nosotros como usuarios debamos estar alerta constantemente de cada mensaje que recibimos, incluso cuando creemos que estamos a salvo de cualquier riesgo. Para poner en contexto, un ejemplo de cómo funciona la ingeniería social actualmente se ve reflejada en dos escenarios el COVID 19 y la declarada guerra entre Rusia y Ucrania

(Lea también ¿Cómo afecta la ingeniería social a una empresa u organización?) 

La curiosidad de las personas hace que los cibercriminales estudien y analicen cada comportamiento en las personas ¿qué buscan? ¿qué compran? ¿qué consumen?. En un inicio, cuando empezó la pandemia por COVID 19, el desconocimiento del tema llevó a que muchas personas crearan fakes news a través de las diferentes redes sociales las cuales se aprovecharon estos ciberdelincuentes para crear campañas publicitarias falsas y la gente cayera en estas trampas. Por otro lado, un ejemplo claro de cómo las personas cayeron en ciberestafas por la guerra entre Ucrania y Rusia, fue no solo por la curiosidad sino por la parte humana ya que se crearon campañas por medio de cada red social donde recolectaban dinero para los refugiados y esto terminaba siendo una estafa por la simple curiosidad de cómo podían ayudar a otros.

Esto viene de años atrás, parte del avance tecnológico y la facilidad de acceso que tenemos los usuarios en el internet genera desinformación que puede caer en manos de personas con malas intenciones. Por eso es recomendable que toda información que nos llegue, ya sea por algo que esté pasando en el mundo, en nuestras empresas y otros entornos, nos tomemos el tiempo de verificar si es una fuente confiable, si en realidad es un correo o una página oficial y por sobre todo no compartir inmediatamente sin confirmar realmente si lo que nos llega nos haga caer en manos de algún cibercriminal.

Referencia.

https://www.lisainstitute.com

https://easydmarc.com

https://latam.kaspersky.com


Para estar en contacto con nuestras Grandes Soluciones, te invitamos a suscribirte.